Seguro para coches de segunda mano: ¿qué debes tener en cuenta?

Apostar por un coche de segunda mano es una de las tendencias del mercado automovilístico. Tan solo en el año 2019, en España, las transferencias de automóviles aventajaron en más de 600.000 unidades a las de nuevas compras. El mayor incremento se produjo en el segmento de 3 a 5 años, con una evolución de más del 12%.

Como todo vehículo, es necesario cumplir con un requisito indispensables antes de poder circular con él: disponer de un seguro para el mismo. Existen muchos tipos de seguros para coches de ocasión, segunda mano y kilómetro cero, en función de las necesidades de cada conductor. Hay que tener en cuenta, además, las características del coche, los años de carnet y, por supuesto, la edad del automóvil.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de contratar un seguro para un coche de segunda mano?

Lo primero que debemos tener en cuenta para asegurar un coche de segunda mano es su antigüedad. Y es que los años de uso del vehículo es un aspecto que las compañías valoran con insistencia. De hecho, las aseguradoras hacen distinciones sobre el canal de venta ya que, una transferencia de particular a particular obtiene menos bonificaciones que una compra en un centro de ocasión, ya que estas empresas hacen exámenes exhaustivos a los vehículos para adquirirlos.

No obstante, la mayoría de los coches de segunda mano adquiridos en el último año no superaban los 5 años de antigüedad, por lo que esto no debería ser un problema a la hora de conseguir una póliza asequible.

En este punto, las compañías reciben un mayor número de solicitudes de seguros a terceros, las pólizas preferidas por los conductores. Como comentamos, los vehículos adquiridos en concesionarios de ocasión tienen menos problemas para ser asegurados, ya que estos se entregan a los nuevos propietarios tras revisiones y reparaciones de carrocería. Por eso, es clave tener certificación del buen estado del coche, tal y como hacen compañías como Carfax.

En cualquier caso lo realmente crucial es el perfil del conductor. Sea nueva o no la póliza, los años de carnet, la edad del conductor y el historial de partes son los aspectos esenciales que tienen en cuenta las compañías a la hora de asegurar un vehículo.

¿Qué hay que hacer para asegurar un coche de segunda mano?

Toda vez que el vehículo haya sido adquirido, a la hora de asegurarlo hay que tener una serie de consideraciones previas y que las gestiones sean más ágiles. Por ello, las aseguradoras solicitarán la siguiente información:

  • Carné de conducir en vigor.
  • Ficha técnica del vehículo.
  • Certificado de ITV -si el coche tiene más de 4 años- en vigor.
  • Última póliza, si es que la hubiera.
  • La mayoría de las compañías se cercioran del buen estado del vehículo a través de sistemas de certificación. De lo contrario, la prima ascenderá notablemente.

¿Merece la pena un seguro a todo riesgo para un coche de segunda mano?

En este punto vuelven a ser cruciales la antigüedad del vehículo y el perfil del conductor. No es lo mismo un conductor joven con un coche de casi 10 años que un conductor experimentado con un automóvil de 5 años o menos. 

En definitiva, si te interesa contratar un seguro a todo riesgo debes cumplir unos requisitos muy determinados para que las primas no se eleven en demasía, ya sea un coche nuevo o de segunda mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: