Actualidad

Primer accidente de un coche con el modo autónomo activado

La evolución de los sistemas electrónicos en el automóvil nos está llevando hacia un terreno sin explorar y que todavía tiene muchas cuestiones sin resolver que podrían conllevar muchos problemas. Lógicamente hablamos de los coches de modo autónomo, vehículos que pueden circular por su cuenta sin la intervención del conductor y que los fabricantes ya tienen como objetivo a medio plazo. Es más, hay coches autónomos cuyo desarrollo está muy avanzado y no tardarán en llegar más allá de 2018.

Mercedes y Audi por ejemplo, ya cuentan con prototipos que pueden circular sin conductor y venden modelos semiautónomos que permiten circular en según qué situaciones sin que nosotros hagamos nada, aunque sí requieren que el conductor esté pendiente de lo que ocurre. La verdad es que esto último ocurre con todos y cada uno de los actuales coches con piloto automático, porque la tecnología aún no está desarrollada lo suficiente y requiere de la atención del conductor por si ocurre algún tipo de imprevisto. Algo que parece, la gente no sabe o no quiere saber.

interior-tesla-model-s

Los fabricantes han dejado muy claro que la tecnología está todavía «muy verde», que aún le queda muchísimo margen de desarrollo y que los actuales modelos que ofrecen esta posibilidad cuentan con un margen muy limitado para circular por su cuenta en modo autónomo. Es necesaria una gran inversión en tecnología y desarrollo de sistemas para que los coches puedan circular sin conductor y todavía no está 100% logrado. Por eso no se entiende que ocurran cosas como algunas que se han podido ver en internet, como un tipo durmiendo mientras su coche circula por autopista o la última noticia y que está siendo el detonante para que los Gobiernos se pongan las pilas en cuanto a legislación, dejando claro nuevamente, que la tecnología necesita mucho desarrollo.

No obstante, y como ha ocurrido otras veces que hemos podido ver casos como este en la red, la culpa realmente no ha sido del coche, sino de su conductor o mejor dicho en este caso, su «no conductor». Joshua Brown, un antiguo soldado de élite sufrió un accidente el pasado mes de mayo cuando su Tesla Model S con el Autopilot conectado, el modo autónomo del fabricante americano, perdía la vida en un accidente al empotrarse contra un camión mientras… ¡¡iba viendo una película!! Pero podría haber estado simplemente dormido, como los ingenieros de Ford.

boceto-accidente-tesla-model-s

Al parecer, el camión que circulaba delante de Brown hizo un giro a la izquierda repentino y ni los sistemas del coche ni Brown que iba al volante fueron capaces de anticiparse a la maniobra y se dirigieron a toda velocidad hacia el lateral del remolque pasando por debajo, lo que arrancó el techo del coche (y algo más…) para luego seguir rodando varios metros y terminar estrellándose contra una de las protecciones de la carretera.

No se sabe por qué falló el sistema, pero se especula que la pintura blanca del remolque y el reflejo de la luz (era un día especialmente claro) impidieron al sistema de sensores y cámaras detectar el obstáculo. Tesla ha mandado un mensaje de pésame a la familia y amigos, también ha salido al paso diciendo que avisaron a la NHTSA (organismo encargado de la seguridad vial en Estados Unidos) en cuanto supo de lo ocurrido y recuerda que es el primer accidente de esta gravedad de uno de sus coches, que acumulan ya más de 209 millones de kilómetros con el sistema Autopilot conectado.

Javi Martín