ActualidadConsejos prácticos

Cómo reaccionar ante una tormenta al volante

Septiembre y junio son los meses del año que más preocupan a quienes sufren astrafobia o brontofobia. Si estás poniendo cara de no entender nada, te lo traducimos: se trata de la fobia a las tormentas. Si no es tu caso, seguramente vivas este fenómeno meteorológico con una relativa naturalidad y calma, peeero… no te retires, porque este artículo te interesa (sí, aviso de spoiler).

Hablamos de septiembre y junio porque son los dos meses en que se contabiliza una mayor actividad de tormentas en nuestro país. El calor del final del verano es un ingrediente básico para que se originen, pero no el único. Además, el contraste de masas frías y secas con las cálidas y húmedas aumentan su intensidad, propiciando que puedan ir acompañadas por lluvias abundantes, granizo y viento.

¿Aumenta el riesgo en los desplazamientos si nos sorprende una tormenta? Hemos de advertirte que sí, porque puede generarse de forma súbita en pocos minutos y alcanzar una gran intensidad. Por eso, desde OcasionPlus te indicamos cómo mantener la seguridad al volante y los consejos a seguir para que sepas cómo reaccionar si te encuentras con una tormenta mientras conduces tu coche.

¿Es peligroso conducir durante una tormenta?

Es la primera pregunta y una de las que más se repiten entre los conductores en esta época del año. La carrocería metálica del coche aisla la electricidad impidiendo que entre en el habitáculo. Por lo tanto, el hecho de ir dentro del vehículo durante la tormenta no es peligroso. Donde está el riesgo es en las condiciones de la vía, que pueden cambiar en pocos minutos por fenómenos climatológicos de alta intensidad como el viento, la lluvia o el granizo.

En la mayoría de las ocasiones no hay tiempo para reaccionar o prever que se va a originar una tormenta, pero si tenemos constancia de que se va a generar con fenomenología de alta intensidad, la recomendación pasa por esperar a que se suavice para evitar cualquier riesgo.

¿Qué hacer si te sorprende una tormenta mientras conduces?

Sí, lo sabemos. La mayoría de las tormentas se produce de forma repentina. Por eso, si conduces, tienes muchas probabilidades de que te sorprenda más de una al volante. Pero, ¿sabes cómo reaccionar de forma segura? Te indicamos 8 claves:

  1. Calma, ante todo: mantén la calma y analiza la situación. Los nervios son malos compañeros de viaje siempre.
  2. Cierra las ventanillas: así impedirás el acceso de la electricidad al interior del vehículo.
  3. Busca un sitio seguro para parar y apagar el coche: disminuye la marcha y busca una zona despejada, llana y a baja altitud, alejada de tendidos eléctricos, balsas de agua, postes de la luz, maquinaria agrícola y vallas metálicas.
  4. Apártate de forma segura: no realices maniobras bruscas y no dificultes la circulación del resto de vehículos. Recuerda encender las luces de emergencia para ser visto por los demás.
  5. Conduce con suavidad: reduce la velocidad suavemente y no frenes con brusquedad, sobre todo si detectas balsas de agua en el suelo para evitar el aquaplaning.
  6. Aumenta la distancia de seguridad: evitarás el riesgo de sufrir un accidente en cadena o por alcance.
  7. Sujeta el volante con firmeza: sobre todo, si existen rachas de viento.
  8. Enciende los faros y luces de emergencia: ayudarás a que te vean en caso de lluvia y granizo, que disminuyen la visibilidad.

¡No te olvides de los NO! Qué no hacer durante una tormenta al volante

Ahora que ya sabes, paso a paso, cómo reaccionar si te ves sorprendido por este fenómeno mientras conduces, ¡atent@! Porque igual de importante es saber qué NO debes hacer durante y después de la tormenta. En total, 7 consejos en clave de NO: ¡Apunta!

  1. No conduzcas a ciegas. En caso de lluvia, los limpiaparabrisas quizá no puedan despejar las cortinas de agua del parabrisas.
  2. No circules por vías cercanas a arroyos y ríos. El nivel del agua puede subir rápidamente por las lluvias intensas y generar una riada.
  3. No conduzcas con granizo. El granizo convierte el pavimento en una pista de hielo reduciendo la temperatura del neumático y su adherencia.
  4. No pares en zonas donde el coche sea el punto más elevado, fuera de entornos urbanos (sin la protección de edificios y pararrayos).
  5. No abandones el vehículo. Permanece dentro: el habitáculo es un lugar seguro.
  6. No estés en contacto con las partes metálicas del coche durante la tormenta. Y recuerda mantener la radio apagada.
  7. No salgas del coche inmediatamente y no toques la carrocería al salir. Espera unos minutos antes de salir del coche y no toques la carrocería si has permanecido en pleno campo eléctrico ya que la superficie del vehículo mantiene carga de electricidad.

¿Y a ti, te ha sorprendido alguna tormenta de esas «inolvidables» mientras conducías? ¿Qué es lo que más te asusta de las tormentas: los rayos, el viento, la lluvia…? ¿Alguna vez has tenido que parar por la peligrosidad de este fenómeno? Cuéntanoslo en los comentarios: ¡estamos deseando leerte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *