7 elementos del coche que hay que revisar antes de salir de vacaciones

Siempre hay que tener el coche en las mejores condiciones posibles, no solo para prevenir averías más costosas, sino también por cuestiones de seguridad. Está demostrado que un correcto mantenimiento preventivo podría minimizar las consecuencias de los accidentes de tráfico, en determinados casos hasta un 90%. Pero llega el verano, una época de tradicional escapada a zonas turísticas de playa o montaña. Pero también de visitar el taller, porque por nada del mundo nos perdonaríamos perder horas de relax y descanso por una avería de camino al lugar de vacaciones. Ni tampoco la familia o amigos con los que viajemos. Es muy posible que hace un año no visites tu taller de confianza. Así que si no quieres quedarte tirado, echa un vistazo -a ser posible con ayuda de profesionales- a estos siete elementos del coche que hay que revisar antes de salir de vacaciones:

  1. Los neumáticos. A riesgo de parecer reiterativos, hay que volver a incidir en la importancia del buen estado de las ruedas. No solo se trata de que tengan suficiente dibujo -un truco es introducir una moneda de un euro en la banda de rodadura y si se puede ver el borde amarillo, es el momento de cambiarlos-, cuya profundidad mínima es de 1,6 milímetros. No obstante, también es importante la presión, cuyos valores recomendados deben estar en el manual del usuario, en el interior de las puertas o bajo el tapón del combustible. Y un apunte: siempre mide las presiones en frío, porque de lo contrario el aire se expande y arroja datos incorrectos de las presiones que, no solo tienen que ver con la seguridad para evitar pinchazos, sino también para evitar un desgaste y un consumo de combustible mayores.
    Uno de los elementos a revisar son los neumáticos
  2. Filtros y aceite del motor. Para comprobar el aceite, basta con extraer la varilla, limpiarla, volver a introducirla y volver a extraerla para comprobar si el nivel está entre el mínimo y el máximo. Eso sí, para el cambio sí que se requiere que lo haga un profesional. Y lo mismo ocurre con los restantes filtros del aire, del aceite, del habitáculo, etc.
  3. Niveles de líquido refrigerante, de frenos y de limpiaparabrisas. Ya no es necesario salir de madrugada para evitar problemas de sobrecalentamiento del motor. Pero eso no significa que haya que descuidar el estado del líquido del anticongelante, que es fundamental para que el coche funcione bajo los grados adecuados. Del líquido de frenos poco hay que decir, salvo que es de suma importancia para el sistema de frenado y para la seguridad, mientras que el del limpiaparabrisas, sin alcanzar tanta importancia, sí que es recomendable rellenarlo, a ser posible con algún líquido especial para mosquitos, que se incrustan en la luna delantera en los viajes largos.
  4. Sistema de frenos. Tanto las pastillas como los discos (y el líquido de frenos, del que ya hemos hablado) son claves para que las frenadas durante la conducción sean óptimas. El mal estado de estos elementos compromete la seguridad, al aumentar la distancia de frenado, es decir, el trayecto que recorre el vehículo desde que se presiona el pedal de freno hasta que el coche se detiene por completo. Está demostrado que un mal funcionamiento de estos elementos aumenta exponencialmente las probabilidades de tener un accidente ante una frenada imprevista. Alta prioridad de revisión.
  5. Faros, intermitentes y luces de freno. Algo tan simple como una luz fundida puede causar un imprevisto durante las vacaciones. En España, las autoridades suelen ser bastante permisivas, pero eso no quiere decir que no nos pueda caer una multa por ello. Revisar todo el sistema de iluminación antes de meter las maletas en el coche es básico y, a ser posible, llevar algún juego de repuesto es recomendable. Pero es que si vas a países donde es obligatorio circular de día con las luces encendidas, como son los casos de Italia, Suecia o Suiza, la multa está asegurada.
  6. Amortiguadores. Una conducción segura depende en gran medida de los amortiguadores. Y, si vamos a conducir por caminos o carreteras de mayor dificultad de lo habitual en nuestro destino turístico, se antoja fundamental que los amortiguadores, tanto delanteros como traseros, estén en perfecto estado. La estabilidad en curva, el control de la dirección y el correcto funcionamiento de la suspensión también se verán afectados si no se revisan estos elementos del automóvil.
    Revisa elementos como los amortiguadores
  7. La batería, la dirección, las correas, la bomba de agua, aire acondicionado o los inyectores…son otros posibles elementos que no está de más revisar antes de salir de viaje, para estar seguros de su perfecto estado de funcionamiento durante el mismo. De todos los elementos aquí descritos, hay algunos como las bombillas, el líquido de limpiaparabrisas o los neumáticos en los que no son necesarios demasiados conocimientos de mecánica. Pero, para ganar en seguridad, lo mejor es que acudas a alguno de nuestros cuatro talleres de OcasionPlus en Madrid y tres en la Comunidad Valenciana, donde nuestros expertos mecánicos harán una revisión completa de tu vehículo para que tu viaje de vacaciones no se trunque por un fallo mecánico. No hace falta que nos hayas comprado dicho coche. Cualquier conductor puede hacer sus revisiones en nuestras instalaciones. Porque tu seguridad, es lo primero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: