OcasionPlus
OcasionPlus
Junio 26, 2013

Los coches de segunda mano también tienen garantía

Garantía de los coches de segunda mano

El mercado de coches de segunda mano está en auge, aunque el hecho de comprar un coche usado no supone renunciar a los derechos que amparan a los consumidores. Cuando el coche de ocasión se compra en un concesionario o establecimiento de compra-venta, la transacción está amparada por la Ley de Garantías en la Venta de Bienes de Consumo, que establece una garantía de un año.

Durante ese periodo de tiempo, si surgen averías, será el concesionario o el establecimiento de compra-venta el que se tendrá que encargar de la reparación a no ser que se trate de piezas de desgaste o roturas derivadas de la negligencia por parte del usuario en el correcto mantenimiento del vehículo.
Hay establecimientos especializados en la venta de coches de segunda mano, como OcasiónPlus.com, que ofrecen la posibilidad de contratar un ampliación de garantía o bien un seguro que mejore las coberturas de la garantía.

 

Entre particulares

Cuando la transacción se realiza entre particulares, ya no se rige por la Ley de Garantías, sino por lo establecido en el Código Civil. En este caso, la legislación establece que es obligación del vendedor del vehículo entregarlo sin cargas ni gravámenes, es decir, sin ninguna deuda con la administración en materia de impuesto y libre de préstamos o créditos concedidos para la compra.

Además, el propietario del vehículo tiene la obligación de asegurarse de que éste no tiene ningún vicio ni defecto oculto antes de la transacción.

Es importante leer bien la letra pequeña del contrato antes de firmarlo para que no incluya ninguna cláusula que pueda perjudicar al comprador en la reclamación de la garantía. Si el vendedor incumple la garantía y aparecieran vicios ocultos después de la venta, el comprador dispone de seis meses para presentar una demanda judicial.

 

También las reparaciones

Es importante no olvidarse de que las reparaciones realizadas en los vehículos también cuentan con un periodo de garantía, que se extiende durante 3 meses o hasta que realices 2.000 kilómetros tras la intervención.

En conclusión, siempre que compremos nuestro coche usado a un profesional, nos ampararán una serie de garantías que nos pueden dar un plus adicional de confianza con respecto a la compra a un particular con el que, aunque la ley nos ampare, por lógica éste no habrá podido revisar el vehículo de forma profesional.