OcasionPlus
OcasionPlus
Junio 22, 2013

Las marcas en Alemania, a por el coche de segunda mano

Las marcas alemanas apuestan por el vehículo de ocasión

A raíz del desplome en las ventas de coches en Alemania, las firmas locales de alta gama como BMW, Mercedes o Audi se han lanzado a potenciar su oferta en el mercado de coches de segunda mano con el objetivo de captar nuevos compradores que no pueden acceder a estos modelos recién salidos de fábrica.

Las matriculaciones germanas se encuentran en su nivel más bajo desde la reunificación del país en 1990, lo cual ha llevado a que los coches usados pasen a ser una nueva fuente para obtener beneficios. Sus ventas subieron un 10% hasta mover 8.000 millones de euros en Alemania el año pasado, según la asociación AKA. Casi 6,9 millones de vehículos cambiaron de manos en 2012, la cifra más alta en una década que sitúa el ratio en 1:2 respecto a los nuevos.

Las marcas ponen toda la carne en el asador

Y en esa estrategia es clave ofrecer las mejores condiciones posibles con diferentes opciones en contratos de leasing, préstamos por la vía rápida… Mercedes-Benz, por ejemplo, “puede tomar decisiones de financiación en 15 minutos”, afirma Franz Reiner, director de la sección de banca de Daimler. El objetivo es expandir esta división en los próximos años más allá de los 75.000 acuerdos de financiación cerrados en 2012.

Volkswagen, por su parte, inauguró en abril una web en la que ofrece coches de segunda mano y coches kilómetro cero que tiene en stock. El objetivo de este nuevo canal de venta es aumentar el número de contratos de financiación para automóviles usados en Europa un 50% para los próximos cinco años.

Mientras, BMW ofrece coches de segunda mano a través de su programa de coches de ocasión Premium Selection, que da a los compradores un historial del vehículo certificado, la garantía de que el coche va a tener mantenimiento gratis durante 12 meses y la posibilidad de cambiarlo si éste no cumple con las expectativas.

Divide y vencerás

El impulso en el mercado de los coches de segunda mano forma parte de un esfuerzo de los fabricantes por diversificar su negocio más allá de las volátiles nuevas matriculaciones. Otro ejemplo de ello lo constituyen las recientes inversiones en el carsharing de las grandes ciudades europeas, terreno al que Daimler y BMW han llevado su eterna competencia para afianzar su liderazgo en el futuro. La firma de Múnich, a su vez, también creó en 2011 un fondo de 750 millones de euros para invertir en servicios relacionados con el transporte.

De este modo, si las ventas continúan cayendo aún más, los gastos en transporte púbico continuarán creciendo, tal y como señala Peter Fuss, asesor de la consultora Ernst & Young en Alemania. En cualquier caso, las automovilísticas germanas están siendo inteligentes a la hora de canalizar el cambio, pues “el negocio de comprar coches usados da más beneficios”, defiende Fuss.